Blog de Patricia-V

LA SONRISA



La sonrisa es bella, y nos agrada reconocer que nos gusta, nos complace ver cuando alguien nos recibe con una sonrisa en los labios embargándonos de cariño y sosiego. 

La sonrisa nos ha marcado épocas, obras, guerras,…. y siempre ha estado ahí. En los tiempos que corren es muy triste ver a la gente por la calle con amagos de enfado o inclusive llegando a rozar la tristeza. Y es cierto, andamos buscando tener mas que..... mas trabajo?,  mas amigos?,  mas dinero?,  mas amor?.

 La sonrisa es aquello que no puedes pagar, no lo puedes conseguir ya que nace con la persona y es la persona  quien  la muestra cuando se sienta segura de si misma con su propia personalidad. 

Una sonrisa tiene mucho poder, con una sonrisa puedes llegar a ayudar mucho, por ejemplo, si un moribundo te mira y quiere que le des la mano tu no se la niegas, ni se la quitas, lo miras mostrándole una sonrisa sin quitarle la mirada, le coges su mano y  verás como te devuelve la sonrisa conforma su alma lo abandona y el cuerpo comienza a descansar en paz. Eso es ayudarlo a morir en paz, esa será la última imagen que tendrá en su vida, lo último que sentirá hasta que llegue su último suspiro. El hecho de coger la mano, nos dá a entender lo principal, que no estamos solos, que ahí hay alguien que nos vá a guiar hacia el otro lado, alguien en quien nos podemos apoyar, e inclusive oir nuestras últimas palabras. Eso es tan importante como el respirar para vivir. También el darnos la mano conlleva el que nos transmitan ese sosiego que necesitamos, esa tranquilidad, la paz. Pero si además todo eso lo juntamos con una sonrisa, eso es como si elaboramos un hechizo mágico. El moribundo te habla sin mover los labios y te dice con su mirada gracias, después lo asiente con un leve movimiento de cabeza y con su último parpadeo, nos dice adiós.

Decimos en muchas ocasiones, que pena se murió sólo, donde? En una residencia, en un hospital, en su casa?. Si se trata de su casa, si, que pena, pues si estaba solo se ha muerto sólo. Pero en una residencia no está sólo, nunca estará sólo, ya que ha generado una verdadera familia, la ha hecho allí junto con los sanitarios, todos juntos, son una gran familia, discutimos, nos reímos, lloramos. Los sanitarios nos implicamos mucho. No queremos su pérdida, no queremos su angustia y no queremos que se rían de ellos y tampoco que se aprovechen. Ellos son “nuestros abuelillos”. 

Una vez en la comisaría renovando el carnet de identidad de uno de ellos, una individua se quiso colar, entonces mí abuelillo me avisó, le dije a la señora que mí abuelillo estaba antes y que no se colára que aunque lo viera en la silla de ruedas yo respondía por él. La individua me contestó,

 palabras textuales;    - Que poca vergüenza tienes! Si llega a ser otra persona te importa una mierda pero como es tu abuelooo. Quería responderle pero mí abuelillo me cogió el brazo y salió en mí defensa, y le dijo; - Mire usted! Está señorita me cuida como algo suyo, pero no lo soy, como yó estamos mas de cien en la residencia y todos somos su abuelillo o abuelilla. Y usted  es la sin vergüenza porque se ha querido colar y porque encima le ha faltado el respeto. 

Con este tipo de acciones se demuestra que el cariño que les proporcionamos es recíproco. Pero no todos los sanitarios somos iguales, siempre hay una ortiga de por medio. Cuando hay alguien con maldad que ingresa en plantilla y tiene actitudes repulsivas es perseguido y condenado por todos los del gremio, y hasta que no cambia o acaba su contrato los trabajadores no respiran tranquilos.


También tiene de especial la sonrisa, que cuando entras a algún sitio y hay mucha gente discutiendo, según como entres en el lugar y según como entones un saludo mostrando una sonrisa, haces que la discusión pare o por lo menos se ralentice, eso no quita para que al rato vuelvan a subir el tono, pero el comienzo ya es un logro.

 Con una sonrisa puedes conseguir colarte sin cita ante un presidente de una corporación o inclusive conseguir ser escuchada cuando ya en esta sociedad somos todos sordos. 

A veces somos bárbaros y cuando nos muestran una sonrisa actuamos de forma grotesca. Cuando una mujer sonríe a un hombre saludándolo o quizás en una conversación y éste porque ella sonríe piensa que es una mujer fácil, esos errores son muy frecuentes. Pobres de mente y espíritu. 

Cuando nacemos, a los pocos minutos se marcan sonrisas en nuestros labios, es innato, y es precioso.....en qué pensamos?. 

La arruga marcada de la sonrisa es bonita, puesto que se denota de la persona que seguro nos puede transmitir positivismo y hacer mas agradable una conversación.  Jajjjajj, luego están los que cuando ríen nos preguntamos si es de verdad esa sonrisa o es falsa ya que el conjunto de la cara con esa pose adoptada no pega ni con cola, los simuladores, siempre están entre nosotros, son nuestros pequeños retos. Los tenemos que sortear para que su influencia no nos la contagien, son hipócritas con su risa, con su mirada, con su sonrisa, inclusive te idolatran cuando no es el momento. Cuando creen haber absorbido de ti gran parte de tu esencia (ilusos), y creen haber tomado lo que quieren, se van mostrando poco a poco, hasta no dejar dudas de su comportamiento. Estos siempre marcan su patrón. Y quien los ha barajado, los vé llegar desde lejos. Pero no contentos con su hipocresía también marcan la ridiculización de aquellos que le brindaron su mano ante su falso comportamiento, y estos entonces tenderán a ir detrás de aquellos que le pueden aportar algo en su vida laboral, es su meta, ya que estos individuos tienen su vida vacía de emociones.

Porqué nos cuadramos ante nuestros jefes con sólo verlos?

 Es algo que nunca entendí pero algo que me demostró cuanta gente hipócrita hay suelta por el mundo. Un jefe es uno más de nosotros, siente, se alimenta, duerme y ríe. Si es verdad, que muchas veces nos aprietan las tuercas, pero eso es cuando se vé que no se rinde lo suficiente. He visto grandes peleas entre jefes y subordinados y nunca falla el patrón. Eso no pasa con la gente que cumple, que vá de frente y no esconde nada, entre ellos hay estima. Además, un turno de trabajo cuando se lleva con alguien así, el ambiente se nota más cargado de lo habitual, pero lo contrarresta, la sonrisa apaciguadora de la otra parte. 

También es verdad que hay jefes que te congelan la sangre con sólo hablar, pero son poquitos y algunos de estos que se pasan demasiado, en realidad, tienen complejo de inferioridad.

La calma nos la transmiten a través de una sonrisa, nos quitan el miedo por medio de una sonrisa, nos dan un pésame con una sonrisa, los corazones encontrados siempre tendrán una sonrisa en la cara, hasta en la intimidad tendrán una sonrisa, notarás que hasta el corazón sonríe.

La sonrisa nunca hay que confundirla con la risa, es totalmente diferente.

La sonrisa es mágica, es exclusiva, es maravillosa y es espontánea. Es admirada y valorada.

Una bailarina, sinó muestra emoción, sinó muestra una leve sonrisa es como un palo de escoba bailando.

Igual pasa en la pintura, una musa sin expresión no dice nada.

Cuando escuchamos música o nuestra pieza preferida, sentimos placer, emoción, armonía y entonces se nos describe esa sonrisa maravillosa imposible de simular.

Estamos en un mundo lleno de peligros y problemas no por eso dejaremos de sonreír. Estamos ante un futuro amenazador sobre nuestro planeta por ese tremendo cambio climático, y no por eso dejaremos de sonreír, siempre intentando ser mejor administrador de la materia prima de nuestra tierra, para no entrar en el temido cataclismo es asunto de todos, pero no por eso dejaremos de sonreír.

Hay un dicho que dice;  Al mal tiempo, buena cara.  Pues eso.

Sonríe …



“..Sonrío mientras vuelo, con mis ojos cerrados me veo rozando las nubes con las puntas de mis dedos

Sé que me estás mirando, y por ello no caeré, te muestro mí mejor sonrisa..”


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: